1 Carrusel3 COLUMNAS
18 octubre, 2020

COLUMNA OJO POR OJO

COLUMNA OJO POR OJO

“Nuevo orden” es la película más importante que se ha hecho en este país desde “Amores perros”. De ese tamaño de monumento estamos hablando.

Y me encanta decirlo justo ahora cuando estamos celebrando 20 años de “Amores perros”.

Es como si Michel Franco estuviera cerrando el círculo que abrió Alejandro González Iñárritu y abriendo uno nuevo que se volverá a cerrar en 2040 con otro director de otra generación.PUBLICIDAD

Es increíble la fuerza que hay detrás de esta pieza que, a pesar de ser futurista, describe con una minuciosidad admirable lo que está pasando en términos humanos, políticos y sociales.

Por eso triunfó en el Festival de Venecia. Porque nos pega a los que vivimos en este país, pero también a los que viven en Europa, Asia, Estados Unidos y África.

Y cuando digo pega es porque mirar esto es como recibir una paliza en el alma. Tremenda es poco. ¡Pero qué cree! Era necesaria.

No sé usted, pero yo necesitaba ver algo así para entender las guerras oficiales y no oficiales que estamos viviendo, para sensibilizarme sobre el fenómeno de odio que estamos padeciendo, para comprender lo que va a pasar si no hacemos algo cuando antes.

“Nuevo orden” es una llamada de atención, una advertencia. Lo épico, lo bélico, trasladado a nuestra “insignificante” cotidianidad.

No le voy a contar nada para no arruinarle la experiencia, pero me parece brillante la visión que hay detrás de este concepto para haberse

filmado cuando se filmó, tener el título que tiene y coincidir con la realidad actual, con la pandemia.

“Nuevo orden” es la película de “la nueva normalidad”. ¿Así o más claro que hay que verla?

Por lo que más quiera, prográmela desde ahora para que la pueda ver, para que se las pueda encargar a sus alumnos, para que pueda encontrar boletos.

Esto, que se estrena el 22 de octubre, es cine que se debe ver en los cines, en las nuevas salas mil veces más seguras que muchos espacios a los que la gente está regresando.

Urge recuperar la experiencia de ir al cine y “Nuevo orden” está que ni mandada a hacer para eso porque no sólo lo va a sacar del confinamiento, lo va a liberar.

Es maravilloso el trabajo actoral de Naian González Norvind. La vida de Darío Yazbek jamás volverá a ser la misma después de este filme.

Diego Boneta, con esto, ya es el señor Diego Boneta. ¡Qué actuación! Mónica del Carmen, que venía de ganar el Ariel, ya creo que se va a ganar otro porque está fabulosa.

Fernando Cuautle es ya la revelación del cine mexicano. Me pongo de pie ante este muchacho. Lisa Owen está tremenda. No lo puedo decir de otra manera.

Pero Patricia Bernal no canta mal las rancheras. Divina como Eligio Meléndez, como Enrique Singer, como Roberto Medina. Pero nadie como Gustavo Sánchez Parra.

Perdón, pero me parece una ironía del destino que él haya sido quien fue en “Amores perros” y que ahora sea quien es en “Nuevo orden”.

Sublime. Su creación de personaje es simple y sencillamente sublime.

Y yo me podría quedar aquí todo el día elogiando a cada uno de los otros actores y a cada uno de los artistas que construyeron esto desde todas las perspectivas del quehacer cinematográfico.

Pero mejor hágalo usted. Que si es racista. Que si es clasista. Dígamelo, pero después de verla. No antes.

alvaro.cueva@milenio.com